Guild of Women-Binders

Encuadernación de Gwladys Edwards

The Guild of Women-Binders fue una organización fundada para promover y distribuir el trabajo de encuadernadoras inglesas a finales del siglo XX. Fue fundada por Frank (Francis) Karslake en 1898, y se disolvió en 1904. Ayudó a comercializar las encuadernaciones producidas por encuadernadoras, e instituyó programas de capacitación para enseñar a otras mujeres.

Frank Karslake era un vendedor de libros londinense, fundador y patrocinador financiero de Hampstead Bindery. En la Exposición de la Era Victoriana de 1897 en Earl’s Court, se encontró en exhibición varias encuadernaciones hechas por mujeres que despertaron su interés, incluyendo el trabajo de Annie S. Macdonald. Poco después, invitó a varias mujeres a exhibir su trabajo en su librería en Londres; esta «Exposición de encuadernaciónes artística realizada por mujeres» que se llevó a cabo desde noviembre de 1897 hasta febrero de 1898, generó una enorme interés por parte del público y lo convenció de que promover la encuadernación de mujeres podría ser una empresa rentable, aunque sea parcialmente por la novedad. Independientemente de sus motivaciones, Karslake pronto comenzó a actuar como agente de las mujeres que ya practicaban, como Annie MacDonald y Edith y Florence de Rheims.

En mayo de 1898, la Guild of Women Binders estaba abierta como una empresa comercial, con sede en la librería de Karslake en 61 Charing Cross Road. Karslake «vio que se podía ganar más dinero enseñando a encuadernar que solo encuadernando y vendiendo libros. Sostuvo que las mujeres eran muy adecuadas para ser encuadernadoras de libros, debido a su «innata reverencia por lo bello » y la destreza de sus manos. Se enfocó tanto en promover el trabajo de mujeres que ya estaban comprometidas con la encuadernación como en capacitar a otras mujeres como encuadernadoras. Todos los miembros del Gremio recibieron capacitación en encuadernación manual y se les ofreció un empleo después de completar esta capacitación.

Las miembros y asociados de la Guild of Women Bookbinders se forjaron un nicho para sí mismas a fines del siglo XIX al producir a mano encuadernaciones finas y artísticas en una época en que la encuadernación se estaba volviendo cada vez más mecanizada. Como parte de sus esfuerzos de capacitación, el Gremio organizó un taller, dirigido por Constance, la hija de Karslake, cerca de Hampstead Bindery en 1899. El Gremio aceptó entrenar solo a mujeres con experiencia en la escuela de arte, probablemente limitándolas a un pequeño grupo de mujeres de clase media; para 1903, tenían un estimado de 25-30 estudiantes. De acuerdo con los estilos artísticos de la época, muchas de las encuadernaciones presentaban patrones de Art Nouveau, con líneas dramáticas y formas curvas elegantes. La publicidad de Karslake afirmaba que cada encuadernación estaba decorada con un patrón único, aunque varios patrones parecen haber sido variaciones de otros.

El Gremio promovió y vendió no solo sus propias encuadernaciones, sino también los de otros grupos, como el Gremio de Arte de Chiswick. En consecuencia, la presencia de un sello del Guild of Women Binders en un libro no necesariamente significa que fue creado por el Guild a menos que se pueda identificar el cuaderno individual, y puede significar «poco más que un sello de librero».

En última instancia, el Gremio no fue una empresa comercial exitosa, debido posiblemente a la inexperiencia de Karslake en el mundo de la encuadernación profesional (a pesar de sus lazos con los procesos de encuadernación, nunca había trabajado como encuadernador). Karslake había tratado de hacer que el Gremio creciera demasiado lejos y demasiado rápido, aceptando más alumnos que maestros y esperando demasiado de su personal docente. Algunos encuadernadores profesionales sospechaban que las encuadernaciones eran demasiado sofisticadas para haber sido producidas por mujeres, especialmente las recién adiestradas; algunos incluso acusaron a Karslake de pasar la obra de Hampstead Bindery como trabajo del Gremio. Los compradores potenciales comenzaron a desconfiar de Karslake y de los productos del gremio (con cierta justificación, ya que Karslake y sus talleres tenían poco conocimiento de las técnicas de encuadernación, como las que practicaban otros encuadernadores de la Arts and Crafts de la época), y muchas de ellas no se vendieron. El Gremio fue cerrado en 1904, dejando a Karslake en bancarrota y muchas de las mujeres que habían trabajado con él se vieron empañadas por la controversia (aunque algunas continuaron con sus carreras independientes como encuadernadoras).

Lista incompleta de encuadernadoras asociadas con la Guild of Women Bookbinders

  1. Annie S. Macdonald
  2. Ella Bailey
  3. Constance Karslake
  4. Olive Karslake
  5. Edith de Rheims
  6. Florence de Rheims
  7. Helen Schofield
  8. Mrs. Frances Knight
  9. Lilian Overton
  10. Hélène Cox
  11. Mary Downing
  12. Muriel Driffield
  13. Gertrude Giles
  14. Dorothy Holmes
  15. Ethel Slater
  16. H. W. Sym
  17. Gertrude Stiles
  18. Gwladys Edwards

Si desean ver mas trabajo de las encuadernadoras que conformaron la Guild of Women-Binders pueden consultar este catálogo impreso en 1902 tiene una introducción muy detallada respecto al nacimiento y objetivos de la organización asi como un repaso breve sobre las encuadernaciones que se presentan.

Este post ha sido redactado conmemorando el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Descargar PDF:

The bindings of to-morrow. A record of the work of the Guild of women-binders and of the Hampstead bindery