Entrevista a Hugo Peller. Marie Trottier

Hugo Peller al centro vestido de bata

Entrevista con Hugo Peller

El 19 de junio pasado, el señor Hugo Peller, encuadernador suizo de reputación internacional, fue invitado a Montreal para una conferencia en la Biblioteca Nacional y un taller de demostración de dos días sobre la técnica de dorado y marmoleado de cantos.

Su visita aquí concluyó una larga serie de demostraciones en los EE. UU. Nacido en Soleure en 1917, el Sr. Peller está casado, es padre de tres y abuelo de ocho. Con renovada pasión, energía y curiosidad, Hugo Peller ha ejercido su profesión durante un período de cincuenta años. En sus palabras «Es un arte noble que mantiene al practicante joven para siempre». Nos reunimos con él la víspera de su partida a Suiza.

MT: Sr. Peller, ¿cuáles fueron sus primeros contactos con la encuadernación? 

HP: Empecé a encuadernar libros en 1934 cuando tenía diecisiete años. Mi padre era encuadernador comercial. Por observación, sentí que lo podía hacer algo mejor. Leí mucho y pensé que el corazón de un libro, el interior, necesitaba una cubierta, algo que le diera nobleza desde lo que pudiéramos imaginar una historia del libro. Mi hermano también hizo encuadernación. Desafortunadamente, en este momento, no se podía estudiar el oficio en Suiza.

MT: ¿No había una escuela de encuadernación en Suiza? 

HP: Sí, ciertamente había una escuela, pero no era lo suficientemente buena para mí. No era lo que buscaba. Había visto encuadernaciones francesas, alemanas, italianas e inglesas. . . las encuadernaciones francesas me atrajeron más. La única forma de estudiar realmente el arte era ir a Francia.

MT: ¿Por qué la encuadernación francesa? 

HP: Solo hay que tocar una encuadernación francesa, cerrar los ojos y se hace la música. La técnica es perfecta y el efecto agradable. Considero que la encuadernación alemana es demasiado pesada; las tablas son demasiado gruesas y no permiten trabajos delicados. En cuanto a la encuadernación italiana, parece que desde la inundación de Florencia los italianos se han orientado más hacia la restauración que hacia la encuadernación. Como vimos en la última competición de Paul Bonnet en Ascona, las encuadernaciones italianas no estuvieron representadas. Además, es evidente la encuadernación comercial más sofisticada, en detrimento de la encuadernación manual.

MT: Entre 1934 y 1938 fuiste aprendiz de encuadernador con un año de estudios en Estrasburgo, ¿podrías contarnos sobre tus estudios? 

HP: Creo que fue en Estrasburgo donde aprendí el arte. Después de la guerra regresé a Francia para continuar mis estudios en París en la Escuela Estienne del profesor J. Jeanne. Fue aquí donde aprendí, en particular, el arte del dorado y la encuadernación comercial.

MT: ¿Cuál era el ambiente en Francia en este período? 

HP: En 1945 la vida era muy difícil, la gente carecía de todo. En cuanto a los encuadernadores, trabajaban de forma aislada en sus tiendas y era difícil, si no imposible, ponerse en contacto con un maestro encuadernador. En París, cuando uno lo busca se necesita mucha tenacidad ya que es difícil penetrar en sus círculos para conocer sus secretos. Por mucho que se admire la obra de los grandes maestros, no se sabe cómo trabajan. Te cuento una historia: en ese momento me fascinaban las encuadernaciones de un tal Plummel; Encontré su trabajo único, de hecho fantástico y me dije a mí mismo. . . Debo ver absolutamente cómo funciona este Plummel. . . Un día descubrí su dirección y fui allí. Llamé a su puerta con un paquete de café bajo el brazo. Debo decirles que, en este momento en París, era casi imposible conseguir café. Cada mes recibía de Suiza un paquete de arroz, queso y café. Así que llamé y esperé. . . Contestó la señora Plummel. Le expliqué que era estudiante de Estienne, que había visto muchas de las encuadernaciones de su marido, que su trabajo me parecía fantástico y quería conocerlo. Ella comenzó a decirme que él no estaba allí. Le ofrecí el paquete de café. . . la puerta se abrió más y ella presentó a su marido. A partir de este momento tuve acceso a su taller y vi todo, cómo trabajaba, sus herramientas, su técnica, sus pequeños trucos. Fue increíble ver cómo trabajaba el maestro. Visité a Plummel muchas veces y aprendí mucho. Creo que las clases magistrales son buenas pero no permiten dominar la técnica. La teoría debería ocupar el segundo lugar. Hoy en día hay demasiados libros sobre la teoría de la encuadernación; No es bueno empezar leyendo estos libros sin ver cómo se hacen las cosas en la práctica.

MT: ¿Es por eso que considera importantes las demostraciones? 

HP: En efecto, creo que es la mejor manera de aprender el oficio. Después, hay que leer mucho. Esta es la razón por la que viajo tanto, para dar demostraciones y transmitir mi ciencia y técnicas de trabajo a jóvenes encuadernadores que tienen muchas ganas de aprender.

MT: ¿Qué hiciste cuando terminaste tus estudios en Francia? 

HP: Estaba decidido a ganarme la vida como encuadernador. Yo era muy pobre. Regresé a Suiza y comencé a buscar clientes; Fui a sociedades de bibliófilos, a exposiciones … a grupos donde habría clientes serios que apreciaban un libro bien encuadernado y buscaban una carpeta. Tuve que demostrar mi valía.

MT: ¿Fue fácil encontrar trabajo? 

HP: Tengo que decir que todo lo que tengo hoy lo gané a través de mi oficio, pero era difícil ganarme la vida como encuadernador. Tuve la oportunidad de trabajar para un editor de libros para bibliófilos. Editó libros para los mejores autores, uno de los cuales fue Herman Hesse. Encuaderné a mano más de quinientos libros para Hesse. Determinamos los precios juntos, cuero completo: 200 francos suizos, medio cuero: 100 francos suizos, en papel: 50 francos suizos. Recibimos muchos pedidos. Fue un trabajo enorme para mí, pero me dio la oportunidad de perfeccionar mi técnica y aprendí a trabajar rápido y bien. A partir de aquí empecé a conseguir buenos clientes y a hacer encuadernaciones únicas.

MT: ¿Qué significa un buen cliente para ti? 

HP: Es un bibliófilo que busca un buen libro y luego un buen encuadernador. Tengo clientes con los que tengo total libertad para hacer la encuadernación. Esta libertad me permite ser muy creativo. Busco constantemente nuevas ideas en la composición del diseño, así como técnicas experimentales.

MT: ¿Es la encuadernación realmente importante en Suiza? 

HP: La encuadernación no se considera esencial en Suiza. Sin embargo, si quieres ejercer la profesión es posible encontrar clientes porque allí hay muchos amantes de los buenos libros. Puede ganarse la vida siempre que trabaje con estilo y una buena técnica, de lo contrario perderá a sus clientes. Los bibliófilos sólo pagarán bien si el trabajo está bien hecho.

MT: ¿Qué podemos hacer para que la encuadernación sea más apreciada? 

HP: Tenemos que exhibir. A menudo me decían que no valía la pena mi esfuerzo en hacer la encuadernación a mano, que es demasiado caro y nunca se vendería; pues te cuento la experiencia que tuve, tres veces. La primera vez fue una exposición en Alemania en la Galería Stanberg. Mostré veinte libros en cuero completo, mitad cuero, en pergamino y encuadernaciones en mitad cuero y papel y los vendí todos. Luego busqué libros e hice una segunda exposición en Estocolmo, Suecia. Mostré quince libros y los vendí todos. Hice una tercera exposición en Dinamarca donde nuevamente mostré quince libros y los vendí todos. Por eso te digo. . . Cuando haces quince libros, bien encuadernados, tienes clientes. Verá, es importante mostrar lo que puede hacer.

MT: ¿Qué, en su opinión, es un buen encuadernador? 

HP: Sobre todo es uno con muy buena técnica, que sabe coser, corta bien el cuero, que puede estilizar y producir un diseño no tan mal; sobre todo alguien que se complace en la profesión que, para mí, es la más grande del mundo.

MT: ¿Por qué dices eso? 

HP: Porque es una profesión que te mantiene joven, siempre actualizado, esperando nuevas ideas, nuevos descubrimientos y nuevos materiales. Los materiales vienen en muchas formas de papel, cartón, madera, pergamino, cuero, cajas, fundas, etc.

MT: ¿Cuánto tiempo lleva entonces convertirse en un buen encuadernador? 

HP: Para empezar, se necesitan años, al menos de cinco a seis años de estudio y trabajo duro.

MT: En 1955, se convirtió en miembro de los ‘Maestros encuadernadores‘, donde durante diez años fue segundo presidente. ¿Qué son los ‘Maestros encuadernadores‘?

HP: Es una sociedad alemana en la que, para ser admitido, presentas 4 libros a un jurado. Durante mi cargo como segundo presidente organizamos talleres en Europa … París, Estocolmo, Copenhague, Soleure. Fundamos simposios, iniciamos demostraciones para perfeccionar nuestros descubrimientos conjuntos. Teníamos carpetas de todos los países, no solo miembros de la sociedad. Fueron maravillosas ocasiones para compartir nuestros conocimientos adquiridos, para tomar conciencia de nuevas herramientas y técnicas que no eran ampliamente conocidas. La sociedad ahora se está concentrando en exposiciones, pero espero que los simposios vuelvan.

MT: ¿Organizó otros simposios después de eso? 

HP: En 1974 organicé y realicé un simposio internacional en Soleure. Los encuadernadores vinieron de todos los rincones del mundo, incluido Donald Etherington, quien, en mi opinión, es uno de los mejores de los Estados Unidos. Actualmente es Director de Conservación en Austin. * En Soleure formamos grupos, trabajaron juntos y dieron demostraciones. . . fue muy alentador. Un simposio puede realizarse en cualquier lugar, siempre que los encuadernadores acepten compartir sus descubrimientos, sus ideas, su trabajo.

MT: En tu currículum mencionas una exposición en Sao Paulo en 1972. ¿Hay buenos encuadernadores en América Latina? ¿Tienen una escuela allí? 

HP: Sí, hay buenos encuadernadores pero tienen problemas, buscan técnica. Esta es una artesanía que viene de la tradición, que no se tiene en América Latina, ni en América del Norte. Estos son países jóvenes que no tenían la realeza y la aristocracia que le dio la mayor parte del trabajo a los encuadernadores. Además, la clientela que puede apreciar y dominar una buena encuadernación es pequeña. Aquí todavía nos preguntamos qué es una buena encuadernación, pero en Europa no surge la pregunta, la encuadernación es una parte integral de la cultura europea. Por otro lado, hemos estado ayudando en la formación de asociaciones de encuadernadores para promover esta noble profesión: Dallas, Austin, Boston y aquí L ‘ARQ. **

MT: M. Peller, ¿tiene una encuadernación que le guste especialmente? 

HP: Hay una obra que me gusta mucho: es una serie de dieciocho libros ilustrados, titulada ‘La Ville’. *** Hice un diseño de líneas asimétricas a lo largo de los lomos y portadas de los dieciocho libros. Me gusta el diseño en el lomo porque, para mí, el lomo es la cara del libro.

MT: Háblame de diseño. 

HP: Al encuadernar un libro, el diseño es el mayor problema. A veces me toma diez minutos encontrar un diseño, pero a veces puede llevar un año. La técnica no es un problema, pero el diseño es diferente. Para empezar, no puedo diseñar si no estoy inspirado, satisfecho con mi idea y tengo que estar de buen humor. Para mí, el diseño comienza con un pensamiento, una vez que la idea se fija en mi cabeza, puedo empezar. Siempre he dibujado desde que era niño. Me gustan los colores, me gusta la forma. Una vez que mi idea está fijada, decido el material y las herramientas que necesitaré. 

MT: ¿Tiene alguna preferencia en el diseño? 

HP: Me gusta todo, todo me interesa. La técnica cambia con el tamaño del libro. Diseñaré cualquier cosa que aumente el valor del libro a encuadernar.

MT: ¿Siempre haces un diseño? 

HP: Sí, hice un diseño para cada uno de los quinientos libros para Hermann Hesse. Es importante que el encuadernador tenga la libertad de concebir y producir un diseño para los libros que se le presentan. 

MT: ¿Hay algún pintor que te haya inspirado a lo largo de tu carrera? 

HP: Me gustan todos los pintores pero en particular Hans Emi, con quien investigué mucho, especialmente sobre la técnica del dorado con diseño de bordes. En 1975 participé en la exposición Hans Emi en la Biblioteca Real de Estocolmo. A veces, el Sr. Emi hace el diseño y yo hago la encuadernación. 

MT: ¿Es importante para ti la titulación de un libro? 

HP: Cuando busca en una biblioteca y no puede ver el título, corre el riesgo de no ver el libro. Para mí, es muy importante poder identificar un libro cuando lo alcanzo en el estante. No puedo pensar en un solo libro que no haya titulado. Siempre encuentro la forma de hacer el título.

MT: ¿Entonces el título puede estar en cualquier lugar? 

HP: No, siempre debe estar en el lomo. Si el libro es muy delgado, puede estar en la caja. 

MT: ¿Qué opinas de livres-objets? 

HP: Me gusta mirarlos pero no puedo hacer ‘livres-objets’. Sé muy bien que es una idea nueva y me gustan las ideas nuevas pero, para mí, una encuadernación es una encuadernación y un objeto es un objeto. Quizás sea peligrosa esta tendencia moderna a olvidar que el libro es el punto de partida y la encuadernación es el no objeto.

MT: ¿Alguna vez te ha pasado que te niegas a encuadernar ciertos libros? 

HP: A veces he tenido que hacerlo. Ocurre con libros de valor inferior pertenecientes a los nuevos ricos, los incultos. Querían poner una encuadernación muy cara a un libro de mala calidad, es decir un libro de papel inferior. Lo único que quieren estas personas es poder demostrar que pueden tener libros encuadernados por un maestro, sin embargo, poder evaluar o apreciar el trabajo ellos mismos.

MT: Y si el tema o autor de un libro no le interesa, ¿puede encuadernarlo de todos modos? 

HP: Mientras la edición sea buena, con papel de calidad, buena tipografía, la encuadernaré. El estilo será sencillo pero bueno y la técnica perfecta. 

MT: Descríbanos un día en su taller. 

HP: Desayuno y luego doy un pequeño paseo por el bosque. Es importante estar con la naturaleza, me permite ordenar mis pensamientos y poner la cabeza en orden; también es una fuente de inspiración para el diseño. Luego voy a mi tienda y puedo quedarme allí hasta la una de la mañana si tengo un trabajo sin terminar. En cualquier caso, no puedo dormir sobre el trabajo sin terminar. Cuando hace buen tiempo, puedo llevar mi mochila y pasar un día en la montaña. Tengo una pequeña cabaña en las Juras y a veces paso un día allí con un amigo. Las montañas me apaciguan, tienen una influencia tranquilizadora. En 1959, fui al Himalaya. Fue una de las mejores cosas de mi vida porque las montañas son muy importantes para mí.

MT: ¿Podría contarnos otros momentos importantes de su vida? 

HP: El día que elegí entre encuadernar cien libros por hora a máquina y encuadernar completamente a mano. Nunca me arrepiento de mi elección. También está mi visita a Canadá.

MT: ¿Qué consejo puede dar un encuadernador con cincuenta años de experiencia en su haber a un encuadernador joven? 

HP: Comete muchos errores porque es la única forma de aprender el oficio, saber ir despacio. 

MT: ¿Ha pensado en escribir un libro sobre encuadernación? 

HP: La profesión se encuentra en un estado constante de investigación y descubrimiento. Todavía no puedo escribir un libro sobre encuadernación, en este momento, porque no puedo decir lo que descubriré mañana.

MT: M. Peller, gracias por esta entrevista y buen viaje a casa.

Referencias

*en el HRHRC: Harry Ransom Humanities Research Center of the University of Texas at Austin

**L’ARQ: L’Association Des Relieurs Du Quebec. Trad.: Asociación de Encuadernadores de Quebec.

***’La Ville’ trad.: ‘La ciudad’

Esta entrevista fue realizada por Marie Trottier para la revista de la Guild of Book Workers No. 26 disponible en su lengua original en su página web.

Me di a la tarea de buscar una encuadernación del maestro Hugo Peller ya que no conocía su trabajo y el libro que mencioné en mi post anterior es un poco dificil de adquirir. Los dejo con una media encuadernación en cuero y papel decorado a mano que hizo a Hans Erni, espero haya sido de su agrado la traducción y este portafolio.

Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller (detalle)
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller