Entrevista a Hugo Peller. Marie Trottier

Hugo Peller al centro vestido de bata

Entrevista con Hugo Peller

El 19 de junio pasado, el señor Hugo Peller, encuadernador suizo de reputación internacional, fue invitado a Montreal para una conferencia en la Biblioteca Nacional y un taller de demostración de dos días sobre la técnica de dorado y marmoleado de cantos.

Su visita aquí concluyó una larga serie de demostraciones en los EE. UU. Nacido en Soleure en 1917, el Sr. Peller está casado, es padre de tres y abuelo de ocho. Con renovada pasión, energía y curiosidad, Hugo Peller ha ejercido su profesión durante un período de cincuenta años. En sus palabras «Es un arte noble que mantiene al practicante joven para siempre». Nos reunimos con él la víspera de su partida a Suiza.

MT: Sr. Peller, ¿cuáles fueron sus primeros contactos con la encuadernación? 

HP: Empecé a encuadernar libros en 1934 cuando tenía diecisiete años. Mi padre era encuadernador comercial. Por observación, sentí que lo podía hacer algo mejor. Leí mucho y pensé que el corazón de un libro, el interior, necesitaba una cubierta, algo que le diera nobleza desde lo que pudiéramos imaginar una historia del libro. Mi hermano también hizo encuadernación. Desafortunadamente, en este momento, no se podía estudiar el oficio en Suiza.

MT: ¿No había una escuela de encuadernación en Suiza? 

HP: Sí, ciertamente había una escuela, pero no era lo suficientemente buena para mí. No era lo que buscaba. Había visto encuadernaciones francesas, alemanas, italianas e inglesas. . . las encuadernaciones francesas me atrajeron más. La única forma de estudiar realmente el arte era ir a Francia.

MT: ¿Por qué la encuadernación francesa? 

HP: Solo hay que tocar una encuadernación francesa, cerrar los ojos y se hace la música. La técnica es perfecta y el efecto agradable. Considero que la encuadernación alemana es demasiado pesada; las tablas son demasiado gruesas y no permiten trabajos delicados. En cuanto a la encuadernación italiana, parece que desde la inundación de Florencia los italianos se han orientado más hacia la restauración que hacia la encuadernación. Como vimos en la última competición de Paul Bonnet en Ascona, las encuadernaciones italianas no estuvieron representadas. Además, es evidente la encuadernación comercial más sofisticada, en detrimento de la encuadernación manual.

MT: Entre 1934 y 1938 fuiste aprendiz de encuadernador con un año de estudios en Estrasburgo, ¿podrías contarnos sobre tus estudios? 

HP: Creo que fue en Estrasburgo donde aprendí el arte. Después de la guerra regresé a Francia para continuar mis estudios en París en la Escuela Estienne del profesor J. Jeanne. Fue aquí donde aprendí, en particular, el arte del dorado y la encuadernación comercial.

MT: ¿Cuál era el ambiente en Francia en este período? 

HP: En 1945 la vida era muy difícil, la gente carecía de todo. En cuanto a los encuadernadores, trabajaban de forma aislada en sus tiendas y era difícil, si no imposible, ponerse en contacto con un maestro encuadernador. En París, cuando uno lo busca se necesita mucha tenacidad ya que es difícil penetrar en sus círculos para conocer sus secretos. Por mucho que se admire la obra de los grandes maestros, no se sabe cómo trabajan. Te cuento una historia: en ese momento me fascinaban las encuadernaciones de un tal Plummel; Encontré su trabajo único, de hecho fantástico y me dije a mí mismo. . . Debo ver absolutamente cómo funciona este Plummel. . . Un día descubrí su dirección y fui allí. Llamé a su puerta con un paquete de café bajo el brazo. Debo decirles que, en este momento en París, era casi imposible conseguir café. Cada mes recibía de Suiza un paquete de arroz, queso y café. Así que llamé y esperé. . . Contestó la señora Plummel. Le expliqué que era estudiante de Estienne, que había visto muchas de las encuadernaciones de su marido, que su trabajo me parecía fantástico y quería conocerlo. Ella comenzó a decirme que él no estaba allí. Le ofrecí el paquete de café. . . la puerta se abrió más y ella presentó a su marido. A partir de este momento tuve acceso a su taller y vi todo, cómo trabajaba, sus herramientas, su técnica, sus pequeños trucos. Fue increíble ver cómo trabajaba el maestro. Visité a Plummel muchas veces y aprendí mucho. Creo que las clases magistrales son buenas pero no permiten dominar la técnica. La teoría debería ocupar el segundo lugar. Hoy en día hay demasiados libros sobre la teoría de la encuadernación; No es bueno empezar leyendo estos libros sin ver cómo se hacen las cosas en la práctica.

MT: ¿Es por eso que considera importantes las demostraciones? 

HP: En efecto, creo que es la mejor manera de aprender el oficio. Después, hay que leer mucho. Esta es la razón por la que viajo tanto, para dar demostraciones y transmitir mi ciencia y técnicas de trabajo a jóvenes encuadernadores que tienen muchas ganas de aprender.

MT: ¿Qué hiciste cuando terminaste tus estudios en Francia? 

HP: Estaba decidido a ganarme la vida como encuadernador. Yo era muy pobre. Regresé a Suiza y comencé a buscar clientes; Fui a sociedades de bibliófilos, a exposiciones … a grupos donde habría clientes serios que apreciaban un libro bien encuadernado y buscaban una carpeta. Tuve que demostrar mi valía.

MT: ¿Fue fácil encontrar trabajo? 

HP: Tengo que decir que todo lo que tengo hoy lo gané a través de mi oficio, pero era difícil ganarme la vida como encuadernador. Tuve la oportunidad de trabajar para un editor de libros para bibliófilos. Editó libros para los mejores autores, uno de los cuales fue Herman Hesse. Encuaderné a mano más de quinientos libros para Hesse. Determinamos los precios juntos, cuero completo: 200 francos suizos, medio cuero: 100 francos suizos, en papel: 50 francos suizos. Recibimos muchos pedidos. Fue un trabajo enorme para mí, pero me dio la oportunidad de perfeccionar mi técnica y aprendí a trabajar rápido y bien. A partir de aquí empecé a conseguir buenos clientes y a hacer encuadernaciones únicas.

MT: ¿Qué significa un buen cliente para ti? 

HP: Es un bibliófilo que busca un buen libro y luego un buen encuadernador. Tengo clientes con los que tengo total libertad para hacer la encuadernación. Esta libertad me permite ser muy creativo. Busco constantemente nuevas ideas en la composición del diseño, así como técnicas experimentales.

MT: ¿Es la encuadernación realmente importante en Suiza? 

HP: La encuadernación no se considera esencial en Suiza. Sin embargo, si quieres ejercer la profesión es posible encontrar clientes porque allí hay muchos amantes de los buenos libros. Puede ganarse la vida siempre que trabaje con estilo y una buena técnica, de lo contrario perderá a sus clientes. Los bibliófilos sólo pagarán bien si el trabajo está bien hecho.

MT: ¿Qué podemos hacer para que la encuadernación sea más apreciada? 

HP: Tenemos que exhibir. A menudo me decían que no valía la pena mi esfuerzo en hacer la encuadernación a mano, que es demasiado caro y nunca se vendería; pues te cuento la experiencia que tuve, tres veces. La primera vez fue una exposición en Alemania en la Galería Stanberg. Mostré veinte libros en cuero completo, mitad cuero, en pergamino y encuadernaciones en mitad cuero y papel y los vendí todos. Luego busqué libros e hice una segunda exposición en Estocolmo, Suecia. Mostré quince libros y los vendí todos. Hice una tercera exposición en Dinamarca donde nuevamente mostré quince libros y los vendí todos. Por eso te digo. . . Cuando haces quince libros, bien encuadernados, tienes clientes. Verá, es importante mostrar lo que puede hacer.

MT: ¿Qué, en su opinión, es un buen encuadernador? 

HP: Sobre todo es uno con muy buena técnica, que sabe coser, corta bien el cuero, que puede estilizar y producir un diseño no tan mal; sobre todo alguien que se complace en la profesión que, para mí, es la más grande del mundo.

MT: ¿Por qué dices eso? 

HP: Porque es una profesión que te mantiene joven, siempre actualizado, esperando nuevas ideas, nuevos descubrimientos y nuevos materiales. Los materiales vienen en muchas formas de papel, cartón, madera, pergamino, cuero, cajas, fundas, etc.

MT: ¿Cuánto tiempo lleva entonces convertirse en un buen encuadernador? 

HP: Para empezar, se necesitan años, al menos de cinco a seis años de estudio y trabajo duro.

MT: En 1955, se convirtió en miembro de los ‘Maestros encuadernadores‘, donde durante diez años fue segundo presidente. ¿Qué son los ‘Maestros encuadernadores‘?

HP: Es una sociedad alemana en la que, para ser admitido, presentas 4 libros a un jurado. Durante mi cargo como segundo presidente organizamos talleres en Europa … París, Estocolmo, Copenhague, Soleure. Fundamos simposios, iniciamos demostraciones para perfeccionar nuestros descubrimientos conjuntos. Teníamos carpetas de todos los países, no solo miembros de la sociedad. Fueron maravillosas ocasiones para compartir nuestros conocimientos adquiridos, para tomar conciencia de nuevas herramientas y técnicas que no eran ampliamente conocidas. La sociedad ahora se está concentrando en exposiciones, pero espero que los simposios vuelvan.

MT: ¿Organizó otros simposios después de eso? 

HP: En 1974 organicé y realicé un simposio internacional en Soleure. Los encuadernadores vinieron de todos los rincones del mundo, incluido Donald Etherington, quien, en mi opinión, es uno de los mejores de los Estados Unidos. Actualmente es Director de Conservación en Austin. * En Soleure formamos grupos, trabajaron juntos y dieron demostraciones. . . fue muy alentador. Un simposio puede realizarse en cualquier lugar, siempre que los encuadernadores acepten compartir sus descubrimientos, sus ideas, su trabajo.

MT: En tu currículum mencionas una exposición en Sao Paulo en 1972. ¿Hay buenos encuadernadores en América Latina? ¿Tienen una escuela allí? 

HP: Sí, hay buenos encuadernadores pero tienen problemas, buscan técnica. Esta es una artesanía que viene de la tradición, que no se tiene en América Latina, ni en América del Norte. Estos son países jóvenes que no tenían la realeza y la aristocracia que le dio la mayor parte del trabajo a los encuadernadores. Además, la clientela que puede apreciar y dominar una buena encuadernación es pequeña. Aquí todavía nos preguntamos qué es una buena encuadernación, pero en Europa no surge la pregunta, la encuadernación es una parte integral de la cultura europea. Por otro lado, hemos estado ayudando en la formación de asociaciones de encuadernadores para promover esta noble profesión: Dallas, Austin, Boston y aquí L ‘ARQ. **

MT: M. Peller, ¿tiene una encuadernación que le guste especialmente? 

HP: Hay una obra que me gusta mucho: es una serie de dieciocho libros ilustrados, titulada ‘La Ville’. *** Hice un diseño de líneas asimétricas a lo largo de los lomos y portadas de los dieciocho libros. Me gusta el diseño en el lomo porque, para mí, el lomo es la cara del libro.

MT: Háblame de diseño. 

HP: Al encuadernar un libro, el diseño es el mayor problema. A veces me toma diez minutos encontrar un diseño, pero a veces puede llevar un año. La técnica no es un problema, pero el diseño es diferente. Para empezar, no puedo diseñar si no estoy inspirado, satisfecho con mi idea y tengo que estar de buen humor. Para mí, el diseño comienza con un pensamiento, una vez que la idea se fija en mi cabeza, puedo empezar. Siempre he dibujado desde que era niño. Me gustan los colores, me gusta la forma. Una vez que mi idea está fijada, decido el material y las herramientas que necesitaré. 

MT: ¿Tiene alguna preferencia en el diseño? 

HP: Me gusta todo, todo me interesa. La técnica cambia con el tamaño del libro. Diseñaré cualquier cosa que aumente el valor del libro a encuadernar.

MT: ¿Siempre haces un diseño? 

HP: Sí, hice un diseño para cada uno de los quinientos libros para Hermann Hesse. Es importante que el encuadernador tenga la libertad de concebir y producir un diseño para los libros que se le presentan. 

MT: ¿Hay algún pintor que te haya inspirado a lo largo de tu carrera? 

HP: Me gustan todos los pintores pero en particular Hans Emi, con quien investigué mucho, especialmente sobre la técnica del dorado con diseño de bordes. En 1975 participé en la exposición Hans Emi en la Biblioteca Real de Estocolmo. A veces, el Sr. Emi hace el diseño y yo hago la encuadernación. 

MT: ¿Es importante para ti la titulación de un libro? 

HP: Cuando busca en una biblioteca y no puede ver el título, corre el riesgo de no ver el libro. Para mí, es muy importante poder identificar un libro cuando lo alcanzo en el estante. No puedo pensar en un solo libro que no haya titulado. Siempre encuentro la forma de hacer el título.

MT: ¿Entonces el título puede estar en cualquier lugar? 

HP: No, siempre debe estar en el lomo. Si el libro es muy delgado, puede estar en la caja. 

MT: ¿Qué opinas de livres-objets? 

HP: Me gusta mirarlos pero no puedo hacer ‘livres-objets’. Sé muy bien que es una idea nueva y me gustan las ideas nuevas pero, para mí, una encuadernación es una encuadernación y un objeto es un objeto. Quizás sea peligrosa esta tendencia moderna a olvidar que el libro es el punto de partida y la encuadernación es el no objeto.

MT: ¿Alguna vez te ha pasado que te niegas a encuadernar ciertos libros? 

HP: A veces he tenido que hacerlo. Ocurre con libros de valor inferior pertenecientes a los nuevos ricos, los incultos. Querían poner una encuadernación muy cara a un libro de mala calidad, es decir un libro de papel inferior. Lo único que quieren estas personas es poder demostrar que pueden tener libros encuadernados por un maestro, sin embargo, poder evaluar o apreciar el trabajo ellos mismos.

MT: Y si el tema o autor de un libro no le interesa, ¿puede encuadernarlo de todos modos? 

HP: Mientras la edición sea buena, con papel de calidad, buena tipografía, la encuadernaré. El estilo será sencillo pero bueno y la técnica perfecta. 

MT: Descríbanos un día en su taller. 

HP: Desayuno y luego doy un pequeño paseo por el bosque. Es importante estar con la naturaleza, me permite ordenar mis pensamientos y poner la cabeza en orden; también es una fuente de inspiración para el diseño. Luego voy a mi tienda y puedo quedarme allí hasta la una de la mañana si tengo un trabajo sin terminar. En cualquier caso, no puedo dormir sobre el trabajo sin terminar. Cuando hace buen tiempo, puedo llevar mi mochila y pasar un día en la montaña. Tengo una pequeña cabaña en las Juras y a veces paso un día allí con un amigo. Las montañas me apaciguan, tienen una influencia tranquilizadora. En 1959, fui al Himalaya. Fue una de las mejores cosas de mi vida porque las montañas son muy importantes para mí.

MT: ¿Podría contarnos otros momentos importantes de su vida? 

HP: El día que elegí entre encuadernar cien libros por hora a máquina y encuadernar completamente a mano. Nunca me arrepiento de mi elección. También está mi visita a Canadá.

MT: ¿Qué consejo puede dar un encuadernador con cincuenta años de experiencia en su haber a un encuadernador joven? 

HP: Comete muchos errores porque es la única forma de aprender el oficio, saber ir despacio. 

MT: ¿Ha pensado en escribir un libro sobre encuadernación? 

HP: La profesión se encuentra en un estado constante de investigación y descubrimiento. Todavía no puedo escribir un libro sobre encuadernación, en este momento, porque no puedo decir lo que descubriré mañana.

MT: M. Peller, gracias por esta entrevista y buen viaje a casa.

Referencias

*en el HRHRC: Harry Ransom Humanities Research Center of the University of Texas at Austin

**L’ARQ: L’Association Des Relieurs Du Quebec. Trad.: Asociación de Encuadernadores de Quebec.

***’La Ville’ trad.: ‘La ciudad’

Esta entrevista fue realizada por Marie Trottier para la revista de la Guild of Book Workers No. 26 disponible en su lengua original en su página web.

Me di a la tarea de buscar una encuadernación del maestro Hugo Peller ya que no conocía su trabajo y el libro que mencioné en mi post anterior es un poco dificil de adquirir. Los dejo con una media encuadernación en cuero y papel decorado a mano que hizo a Hans Erni, espero haya sido de su agrado la traducción y este portafolio.

Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller (detalle)
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller
Israel. Hans Erni. Encuadernación de Hugo Peller

Para aumentar la librido: Twelve Centuries of Bookbindings: 400-1600

Camisa de Twelve Centuries of Bookbinding

Este libro que hoy les quiero reseñar había sido también uno de los mas deseados por mi desde que comencé mi labor como encuadernador y como apasionado de los modos de hacer libros su titulo habla mucho por si solo «Telve Centuries of Bookbindings» es un análisis de la historia de la encuadernación desde sus orígenes hasta finales del siglo XVI a través de cien de los mas importantes ejemplos que resguarda la Pierpont Morgan Library que, dicho sea de paso y a tavés de los años, se ha consolidado como «la mejor colección de encuadernaciones en el hemisferio» según su prologista Charles Ryskamp bien, los que me conocen ya saben que pienso de estos comentarios y como es que se forman estas colecciones, tan occidentales y por tanto tan controversiales siempre en sus adquisiciones.

Muy a pesar de lo anterior ésta obra, cuyo ejercicio curatorial corrió a cargo de Paul Needham, se constituyó en su momento como un pilar para la difusión y el conocimiento de muchos estilos de encuadernación hasta entonces solo conocidos por ojos profesionales como los de Berthe van Regemorter quién analizó y escribió sobre muchos de los ejemplos que resguarda la biblioteca.

En la primera página de este libro y con justicia se encuentra el MS. M. 569 una encuadernación copta tardía que es uno de los fragmentos de encuadernación mejor conservados, datado entre los siglos VII y XIX siguen a este magnifico trabajo una abrumadora colección de encuadernaciones que por su lujo se han convertido en parte del imaginario colectivo de la encuadernación suntuosa (quizás la que menos me llamado la atención por negarme al relumbrón del oro) remata esta pequeña sección impresa a color una hermosa encuadernación alla greca hecha por Claude de Piques.

El resto del libro es muy significativo si el lector desea conocer todos los detalles de un libro en particular pues a una bella imagen, todas ellas impresas en un magnifico duotono, le sigue una excelente ficha técnica. De esta sección es notable la página 7, 8 y 9 que pertenece al Códice Glazier y que incluye una de las escasas fotografías que conozco de una de las piezas fundamentales de la ligatoria copta.

No me excedo en mas descripciones y dejo a partir de este momento este libro para quién desee consultarlo, debido a un percance que tuve en el taller este y todos los ejemplares de la Biblioteca de Artes del Libro no se encuentran disponibles fisicamente pero si me avisan podemos concertar una cita para su consulta.

The Islamic Manuscript Tradition

Una nueva adquisición para la Bibilioteca de las Artes del Libro es esta magnífica obra editada por la Universidad de Indiana The Islamic Manuscript Tradition, este libro es una recopilación hecha por Christiane Gruber que consta de siete ensayos que cuentan, desde la fundación y puesta en marcha de las colecciones de la Universidad a temas muy especializados y poco desarrollados dentro de la divulgación de las artes del libro islámicas, dichos ensayos son los siguientes:

  1. Introduction: Islamic Book Arts in Indiana University Collections / Christiane Gruber.
  2. Ruth E. Adomeit: An Ambassador for Miniature Books / Janet Rauscher.
  3. Between Amulet and Devotion: Islamic Miniature Books in the Lilly Library / Heather Coffey.
  4. A Pious Cure-All: The Ottoman Illustrated Prayer Manual in the Lilly Library / Christiane Gruber.
  5. Ibrahim Müteferrika and the Age of the Printed Manuscript / Yasemin Gencer.
  6. An Ottoman View of the World: The Kitab Cihannüma and Its Cartographic Contexts / Emily Zoss.
  7. The Lilly Shamshir Khani in a Franco-Sikh Context: A Non-Islamic «Islamic» Manuscript / Brittany Payeur.
  8. An Amuletic Manuscript: Baraka and Nyama in a Sub-Saharan African Prayer Manual / Kitty Johnson.

Concentré mi atención en el ensayo Between Amulet and Devotion: Islamic Miniature Books in the Lilly Library / Heather Coffey ya que este año comencé a impartir el taller «El Libro como amuleto: libro etíope y libro octagonal islámico» pero obviamente los demás ensayos son de una profundidad que dan ganas de algunas cuarentenas mas (es broma nada mas) y aunque los ensayos se pueden consultar en linea como siempre es un placer contemplar un buen libro impreso.

Les dejo el link original en el que pueden descargar todos los contenidos de esta obra en PDF y les envío un cordial saludo.

The Islamic Manuscript Tradition

Encuadernaciones artísticas de Michoacán

Hace tal vez medio año me encontré este documento en alguna librería de viejo de esta ciudad y pues me dió mucha alegría como siempre por el tema, en primer lugar y también por el lugar de estudio Michoacán que fué la tierra de mis padres, mi padre nacido en un rancho cercano a la ciudad de Tacámbaro y mi madre nacida en un pequeño pueblo llamado Senguio.

Y bien, pues como no conocía la existencia de esta obra me llamó de inmediato la atención el trabajo de su autor, del que les pongo una pequeña biografía que le robo a la Enciclopedia de la Literatura en México:

«Cursó estudios profesionales de Leyes, en la Facultad de Derecho, y de Ciencias Sociales, en la Escuela de Altos Estudios (hoy Facultad de Filosofía y Letras, FFyL) de la UNAM. Fue consejero técnico y director del suplemento “Revista Mexicana de Cultura”, del diario El Nacional (1962-1968). Sus artículos de temas históricos, etnológicos y bibliográficos fueron publicados en numerosas revistas especializadas, como Historia Mexicana, Letras de México, Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Boletín Bibliográfico de la Secretaría de Hacienda, Estampa, Memorias de la Academia de Ciencias Históricas de Monterrey, Revista de la Academia Nacional de Ciencias, El Hijo Pródigo y El Nacional; en este último escribió semanalmente sus “Notas de bibliografía michoacana” durante cuatro años (1964-1968). Realizó trabajo editorial en la Imprenta Arana y en la Editorial Cvltvra Talleres Gráficos S.A. y desempeñó el cargo de bibliógrafo consultor en las bibliotecas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Por otro lado desarrolló una gran actividad política y ocupó importantes cargos en el gobierno del Estado de Michoacán, así como en otros estados. Fue discípulo del erudito Nicolás León y apasionado bibliófilo, coleccionó un gran número de impresos, manuscritos, periódicos y folletos de gran rareza, que más tarde contribuyeron a formar la Biblioteca Luis González de El Colegio de Michoacán (ColMich). Se diño a la tarea de recorrer un gran número de bibliotecas y archivos, al percatarse de que la mayoría de los textos se encontraban en el extranjero, fundamentalmente en los Estados Unidos como las bibliotecas Hispanic Society of America, de Nueva York; Newberry, de Chicago; John Carter Brown, de Rhode Island; Library of Congreso, de Washington; las universitarias de Pennsylvania, Tulane, Yale, Michigan y Harvard, entre muchas otras.»

«Joaquín Fernández de Córdoba, bibliófilo, etnólogo y lingüista, fue autor de acuciosas investigaciones sobre el origen, la naturaleza y el destino de los impresos michoacanos del siglo xix; corrigió los errores cometidos por otros estudiosos acerca de la historia de la imprenta en Morelia y escribió una historia de la tipografía en esa ciudad, correspondiente al periodo de 1820 a 1917, con las imprentas e impresores más destacados. Confeccionó una bibliografía de la lengua tarasca con fichas de todos los impresos producidos en el estado de Michoacán durante el siglo xix; el trabajo incluye notas biográficas y críticas, así como los lugares donde se encuentra el material. De su búsqueda de los impresos en el extranjero publica Tesoros bibliográficos de México en los Estados Unidos, donde muestra la historia y las vicisitudes del éxodo de estos impresos. Cabe destacar también la reedición fiel del original de la Gramática de la lengua tarasca, de Fray Manuel de San Crisóstomo Nájera y la reproducción facsimilar de tres impresos religiosos en lengua tarasca. La mayoría de sus investigaciones superan el terreno estrictamente bibliográfico, pues los detalles que aporta son fuentes documentales de utilidad para los estudiosos de la historia, filología y lingüística mexicanas.

Y bien pues este estudioso fue el autor de este pequeño estudio que ahora les dejo para su descarga, fue escrito en 1970, veintitrés años después de publicado Encuadernaciones Artísticas Mexicanas de Manuel Romero de Terreros quién debió haber influenciado o cuando menos sensibilizado a de Córdoba para su libro, extrae en sus primeras páginas un dato muy interesante sobre fray Diego Basalenque (1577-1651) de quién dice «sus aficiones bibliográficas se rebelaron en sus días de novicio, en que se dedicó a componer los libros del coro, formando una nómina de ellos, así como también en la librería conventual ayudaba a empastar libros en pergamino y con una rara habilidad poníales rotulones en los lomos de cada volumen» por lo que convierte a Basalanque en el personaje mas antiguo, con nombre y apellido, que se describe como artesano de la encuadernación y de la caligrafía en México.

Joaquín Fernández de Córdoba conocía bastante bien el oficio de la encuadernación, mucho mejor que el bibliófilo promedio, ya que logra mirar los modos y las formas ligatorias con un detalle que su antecesor Romero de Terreros no logró alcanzar.

Descargar PDF (28.5 Mb)

Encuadernaciones artísticas de Michocán

Notas sobre la mujer en la tipografía mexicana. Carolina Amor de Fournier

Carolina Amor de Fournier nació en la Ciudad de México en 1908 y murió en esta misma en 1993 fue una editora, escritora, y traductora mexicana. Sus padres fueron Emmanuel Amor Subervielle y Carolina Schmidtlein García Teruel, miembros de un de una aristcracia que, para 1940, vivía mas de recuerdos que de realidades. Fue fundadora de la editorial científica mexicana La Prensa Médica Mexicana, y por largos años su directora y editora, así como de Editorial Fournier. En 1980 recibió el premio al Mérito Editorial. Fue también cofundadora, en 1965, de la Editorial Siglo XXI. Su hermana menor, Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein (1918-2000) fue poeta y escritora, conocida en el medio de la poesía como Pita Amor.

Sin mas preambulo dejo la descarga de este texto de Carolina Amor de Fournier en días en los que la mujer en México está exigiendo, defendiendo y construyendo derechos trascendentales que históricamente les han sido velados y minimizados como podrán leer en algunos ejemplos de este ensayo.

Decargar PDF (43 Mb)

Notas sobre la mujer en la tipografía mexicana

50 años del libro mexicano. Antonio Acevedo Escobedo

Después del texto de José Julio Rodríguez sigue a continuación esta entretenida historia de la edición en México por el periodista, critico literario y académico Antonio Acevedo Escobedo, es curioso como la gran mayoría de la gente que colaboró en la escuela tuvo como primera formación la imprenta o los talleres de encuadernación lugares en donde se cultivaba el amor por las letras y en consecuencia por los bellos libros.

Nacido en Aguascalientes en 1909, Antonio Acevedo Escobedo se trasladó a la Ciudad de México donde inició su carrera literaria trabajando en el periódico La Antorcha, tuvo la oportunidad de conocer y trabajar con José Vasconcelos. Posteriormente colaboró con los periódicos El Nacional, Excélsior, y El Universal, así como con las revistas Arquitectura, Artes del Libro y Revista de Revistas.​ Fue director del Departamento de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes de 1959 a 1971. Fue nombrado miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua a la cual ingresó el 26 de septiembre de 1969. Como bibliófilo acumuló una colección de 15 000 ejemplares los cuales donó al Instituto de Cultura de Aguascalientes. Murió en la Ciudad de México el 4 de febrero de 1985.

De pluma fluida Antonio Acevedo fue un gran conocedor de la historia de la edición en México y por añadidura, un gran conocedor de la calidad material del libro, requisito indispensable para ejercer la bibliofilia, gracias al presente texto buscaré un par de titulos hermanos a «Encuadernaciones Artísticas Mexicanas» de Romero de Terreros como siempre con la intención de compartirlos en este blog.

Descargar PDF (30 Mb)

50 años del libro mexicano

Vandercook 100 / Paper

Esta semana y la anterior han sido de mucho movimiento en el taller pero a pesar de ello logramos recibir del cartero un par de libros a los que les tenía muchas ganas desde hace unos años, paso a contarles de ellos y a integrarlos como parte de la Biblioteca de las Artes del Libro.

El primer libro que quiero reseñarles es Vandercook 100 un libro que celebra los 100 años de la mas popular marca de roles de prueba en los Estados Unidos y en el mundo, hecho que festejaron haciendo la invitación a 100 talleres que poseen una de sus máquinas, el resultado en general es muy bello ya que se muestran los datos de la imprenta y una pequeña galería de imagenes que van desde su rol de pruebas hasta los trabajos en ella impresos.

Este libro es sobre todo una buena galería de trabajos y la oportunidad de mirar las variedades de estas prensas y como funcionan.

El otro libro del que les quiero hablar es «Paper» de Beata Thackeray este libro es otro buen intento de hacer práctica la enseñanza de la manufactura de papel, sin embargo se queda a medias explicaciones técnicas o muy superficiales en aras de abarcar mas temas, para no ser injusto con la obra y el autor es un buen libro para comenzar a investigar todos los procesos que implican hacer un papel y quizás se necesite de una obra mas seria para abordar algunos tópicos mas complejos de este oficio.

Sin mas los dejo por si es de su interés adquirirlos y quedan anexados en la Biblioteca de las Artes del Libro en préstamo exclusivo para los alumnos del taller.

The World Encyclopedia of Calligraphy

Yo empecé en la encuadernación por culpa de la caligrafía, y de tal modo me atrapó la encuadernación que dejé de practicarla, no así de adrmirarla. En estos últimos días que he estado organizando la Biblioteca de las Artes del Libro reviso la bibliografía que tengo sobre este tema y me entusiasmó mucho la idea de adquirir mas bibliografía entorno a la caligrafía y el papel artesanal.

El resultado de esta busqueda dió como resultado la adquisición de este magnifico libro: The World Encyclopedia of Calligraphy compilado y editado por Christopher Calderhead y Holly Cohen y como lo declara su subtitulo pretende ser el compendio mas reciente sobre el arte de la escritura bella Historia – Arte – Técnica el libro cumple cabalmente con su premisa y ha sido una grata sorpresa recorrer sus páginas pues es la reunión mas completa y concienzuda que he visto sobre las tradiciones caligráficas en Asia y Europa, cada uno de los temas está escrito por un especialista quienes revisan tradiciones como la romana, griega, cirilica, hebrea, árabe, índicas, tibetanas, chinas, japonesas, coreanas y armenias asi como sus respectivas variantes estilisticas.

Esta es una obra magnífica tanto para la persona que se inicia en la caligrafía como para el maestro que desea brindar a sus alumnos un panorama general de los gestos caligráficos y en el libro podrá encontrar mucha información del contexto de estás escrituras y aún mas, su relación con sus soportes escriptóreos y su encuadernación.

La estética del grabado en México Jose Julio Rodríguez

Grabado de Jose Julio Rodríguez
Rilke. Grabado en madera de pie por Jose Julio Rodríguez

Publicado en mayo de 2019 por el Museo de Arte e Historia de Guanajuato

«José Julio Rodríguez nace en San Miguel Allende, Guanajuato, el 20 de diciembre de 1912. Grabador, fotógrafo y escritor, se formó inicialmente en la Academia de Bellas Artes de Querétaro. Los grabados de José Julio Rodríguez se distinguen por su gran dominio de las formas, el dramático manejo del contraste entre luz y oscuridad y la firmeza de sus líneas; por otro lado, su obra literaria es poco conocida: destacan Donde la vida es sueño (1966), libro dedicado a sus memorias en Querétaro, y el ensayo “La estética del grabado” publicado en los Anales de la Escuela Nacional del Libro en 1965. Tanto su obra gráfica como literaria han merecido los elogios de destacados personajes, entre ellos el literato leonés Efrén Hernández (1904-1958), quien le dedicó un ensayo publicado en la revista América en 1948″.

Este pequeño ensayo de José Julio Rodríguez es el segundo que aparece en los Anales de la Escuela Nacional de Artes Gráficas publicado por la Escuela Nacional de Artes Gráficas en 1965. Mientras redactaba esta entrada pensé que era de lo mas sencillo encontrar algunas referencias externas que me hablaran de la vida y obra de este grabador mexicano, con unos grabados geniales como apunta el parrafo anterior, sin embargo no encontré mucha mas información que la del Museo de Arte e Historia de Guanajuato y un ensayo que está en este blog en la Revista Artes del Libro No. 1 y la tercera y última referencia de su obra que está en la Colección Blaisten.

Les dejo el documento para su descarga y ojalá sirva para construir una memoria de la labor del paso de muchos maestros por la ENAL/ENAG.

Descargar PDF

La estética del grabado en México (33 Mb)

Una escuela en mi recuerdo. Anales de la Escuela Nacional de Artes Gráficas

Este artículo que hoy les dejo para su descarga es el primero de una serie publicada en los Anales de la Escuela Nacional de Artes Gráficas y fue escrito por uno de lo pilares de la educación de las artes gráficas en México, Francisco Díaz de León Medina, quién nace en la ciudad de Aguascalientes el 24 de diciembre de 1897 y muere en la Ciudad de México el 29 de diciembre de 1975.

Dibujante, pintor, grabador, encuadernador, editor y académico mexicano Francisco Díaz de León cuenta entre sus numerosas aportaciones la fundación de la única escuela de artes de libro en México, única en México y primera en todo el continente americano.

Hijo de Ignacia Medina y Francisco Díaz de León, quien también era tipógrafo y contaba con un taller de encuadernación en el barrio de Triana. Estudió en su infancia en la Academia de Dibujo de José Inés Tovilla, al terminar sus estudios primarios trabajó en los talleres del Ferrocarril Central Mexicano en donde presentó su primera exposición junto con Gabriel Fernández Ledesma. En 1917, el gobierno del estado le otorgó a ambos una beca para estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes de México en ella fué alumno de Saturnino Herrán de quien aprendió las técnicas de óleo, carbón y pastel y se especializó en técnicas de grabado.​ Fue también alumno de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Chimalistac y realizó estudios de idiomas en la Escuela Nacional de Altos Estudios.

Comprometido con la enseñanza imparte clases de grabado de 1920 a 1925 en la Academia de San Carlos, fue director de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Tlalpan de 1925 a 1932 y junto con Carlos Alvarado Lang creó el Taller de Grabado con especialidad en técnicas de grabado en metal y madera. Fundó y dirigió de 1938 a 1956 la Escuela Nacional de Artes del Libro (ENAL) que más tarde se llamó Escuela Nacional de Artes Gráficas (ENAG).

Para mi este texto refleja con fuerza el pensamiento y el compromiso que muchos artistas tenían con la sociedad y con su formación, reflejan el entusiasmo de una época post-revolucionaria que insistía en el poder de la educación para mejorar el entorno, al mismo tiempo también refleja penosamente el desinterés que los politicos mexicanos tienen en la cultura y lo perseverantes que han sido durante décadas para frenar, obtaculizar o degollar cualquier proyecto cultural que se les ponga enfrente.

Sirvan estas letras de sencillo homenaje a un personaje que hizo todo por enseñarle a la gente común a embellecer un libro, ojalá que con el resurgimiento de estas artes, aún cuando en general no se tenga el mismo espíritu, le estemos haciendo alguna justicia a todos los que formaron parte del proyecto de la Escuela Nacional de Artes del Libro.

Una escuela en mi recuerdo. Descargar PDF (30 Mb)

Nuevos títulos para aumentar la «Librido»

La última vez que escribí para ustedes tenía pendientes algunas recomendaciones bibliográficas, hoy les doy curso y hago la recomendación del primer libro, que no manual, que versa sobre encuadernación se trata de «Bookbinding. A comprehensive guide to folding, sewing and binding» de Franziska Morlok y Miriam Waszelewski esta obra es de esas que se convierten en libros de cabecera y es que es la mejor sintesis visual que haya visto jamás de la mayoría de los estilos de encuadernación industriales.

Si trata de encontrar en este libro alguna técnica artesanal va a perder su tiempo, pero si busca los modos en que la publicación masiva se las apaña para unir un montón de hojas está en el libro correcto. La primera parte del libro nos presenta soberbios esquemas desde la apariencia de los lomos a la apariencia de los frentes de un libro, de la vista anatómica de un paperback al «cut away» de una encuadernación con tapa dura.

Este libro por méritos propios está destinado a quedarse entre los mejores recursos que puede disponer un diseñador editorial y le auguro debido a su éxito que las autoras ya estén trabajando en una guía igual de buena para la encuadernación artesanal. Habrá que verlo.

Si están interesados en la imprenta de tipos móviles otro de esos títulos que derriten la tinta es «Hatch Show Print. The history of a great american poster shop» realizado por Jim Sherraden, Elek Horvath y Paul Kingsbury un libro al que solo un tonto podría echarle una hojeada ya que tiene de todo; un tanto de la historia de la imprenta y un tanto mas del material visual que en 141 años de fundada la imprenta ha acumulado.

Otro libro que no por pequeño es menos significativo y que no tenía el placer de conocer es «Pictorial Bookbindings» de la maestra, ella si muy conocida y admirada por mi, Miriam Foot, autora por cierto en los ultimos años de un par de reseñas que versan sobre encuadernaciones de punto largo y mas recientemente sobre la encuadernación copta tardía, ambos estudios publicados en las recopilaciones de Suave Mechanicals.

Esta obra tengo que decir que fuí engañado por su portada pues pensé de inmediato que trataba exclusivamente sobre encuadernaciones bordadas o lo di por hecho gracias a los libros que la biblioteca británica le ha dedicado a estos estilos, como quiera que sea el libro llegó y para mi deleite de ojo fotográfico me di cuenta que el libro es una colección de encuadernaciones antiguas cuyo nivel de representación icónica es mas alto que el común. Por tanto en sus páginas podrán ver desde encuadernaciones en cuero totalmente modeladas a mano, pasando por las exquisitas representaciones en papel maché de la encuadernación islámica y los soberbios ejemplos de encuadernaciones bordadas.

Por el momento es todo en esta reseña les prometo volver pronto con más, lo que si les puedo comentar es que ya está una primera catalogación de una parte del material que conformará la Biblioteca de Artes del Libro que dará servicio en las instalaciones de El Ombligo del Libro, aqui les dejo el link y les envío como siempre un cordial saludo.

Library Thing

Endbands from east to west. De la segunda a la tercera edición de un clásico.

Tenía muchas ganas de reseñar esta nueva edición del viejo «Headbands. How to work them» de Jane Greenfield y Jenny Hille y hasta ahora que un alumno me lo vendió tengo la oportunidad de hacer una comparativa de ambas ediciones. Puedo decir que, como siempre, esperaba mucho mas en esta tercera edición pero los cambios no son solamente cosméticos en este nuevo libro y acontinuación los detallo para ustedes.

Lo primero que cambió en esta edición es el título ya que podrán observar que se utiliza el término Endband y se reemplaza a Headband lo que ya tenía muchos años en discusión como un término mas apropiado dentro de la encuadernación «Cabezadas. De este a oeste» titulo que siempre le queda un poco grande a esta obra (su servidor siempre preferirá el libro Tranchefiles Brodées de la BNF) pero de cualquier modo hay que celebrar que siga publicandose mas aún, en tiempos en que las casas editoriales que tratan sobre la materialidad del libro están en crisis.

Una cabezada armenia sobre una encuadernación de aparato es la imagen de la nueva portada, rescata además el icónico dibujo de Greenfield del arranque de una cabezada greco-bizantina.

En esta su tercera edición cuenta con el prólogo del maestro Giorgos Boudalis que narra la experiencia que este libro le dió para desarrollar su trabajo de conservación y la importancia de que esta obra siga siendo un referente en las primeras incursiones de aprendizaje del bordado de cabezadas.

Una de las cosas que salta a la vista es el orden de los contenidos en la que se propone una ordenación histórica: cabezada copta, etíope, islámica, griega, armenia y sucesivamente las cabezadas mas importantes de la Europa medieval y renacentista.

Y lo que los profesores y entusiastas del bordado de cabezadas agradeceremos es la revisión y corrección de los esquemas para el bordado de la cabezada armenia que eran un tanto confusos, este capítulo ha mejorado sensiblemente con nuevos dibujos y creo que ahora es posible que cualquier persona medianamente entendida lo pueda bordar.

Los invito también a consultar la oferta educativa del próximo año en El Ombligo del Libro donde además del tradicional programa de talleres de encuadernación se ha incorporado la imprenta tipográfica aqui pueden ver algunos de los programas:

Programa Anual de Talleres 2020

Taller de Encuadernación Básica

Encuadernación Springback. Estilo Inglés

Letterpress para tarjetas de presentación

The Codex and Crafts in Late Antiquity. Giorgo Boudalis

Un libro que había olvidado reseñar de los varios que han llegado al taller es este del maestro Giorgos Boudalis, jefe del laboratorio de conservación del libro y el papel en el Museo de Cultura Bizantina en la ciudad de Tesalónica, Grecia.

El primer acierto de esta obra es que no pretende ser estrictamente una historia de la encuadernación, es decir una descripción histórica de los pueblos cuyas fuentes documentales desarrollaron el códice al inicio de nuestra era, un hilo conductor mas simple, la difusión del cristianismo y en su momento el Islam, religiones que sirvieron de motor para la difusión de sus ideas y en consecuencia del desarrollo de las mejoras estructurales y estéticas del nuevo instrumento.

Otro argumento subyace en el libro y es lo que lo hace mas interesante ¿Que técnicas artesanales sirvieron para que llegado el momento se reunieran en la invención del códice encuadernado? ¿Que objetos son por su filiación artesanal los mas parecidos al códice? Mucha tinta se ha gastado en explicar que el códice es el resultado de la geometría bilateral de las tablillas de cera y que su transformación en códice era resultado natural del cambio de soporte de escritura, o bien si se le quiere ver asi la resolución de un problema de mecánica si consideramos la rigidez y la flexibilidad de los soportes escriptóreos como los conceptos base a resolver en la solución de los problemas estructurales que resolvieron los artesanos del libro.

La investigación de Boudalis pasa por los siguientes temas:

Parte I: Los precursores del códice multisección.

  1. Las tablillas de madera
  2. El códice monosección

Parte II. El códice multisección:

  1. El códice multisección: Introducción
  2. La costura de los cuadernillos
  3. Las tapas y su enlace
  4. El endose
  5. Las cabezadas
  6. La cubierta y su decoración
  7. Los broches
  8. Los marcatextos

En cada uno de estos capitulos Boudalis compara sus características con las de otros objetos de la misma región y de la misma época, por lo que podrán ver comparada una costura de cadeneta empleada en un códice copto, con el tejido de un calcetín copto; una cabezada islámica con el patrón decorativo de una túnica egipcia; o bien la labor de cuero que se hizo al calzado copto, y otro objetos como cinturones y bolsas en comparación con las carteras de cuero de los libros de Hamouli.

A mi me dió mucho gusto conocer esta investigación porque quienes leen este blog recordarán un par de post en el que me atrevía a sugerir el parentesco entre el calzado copto y la labor de cuero de sus libros, los encuadernadores tenemos alma de zapateros o de talabarteros.

Boudalis ha ido mas lejos y en esta compartiva nos permite entrever una vez mas que los materiales y las técnicas propias que cada pueblo empleó en la manufactura de sus libros constituye por si sola una fuente de información invaluable para comprender su historia.

Los invito a adquirirlo o si quieren darle una ojeada pueden pasar al Ombligo del Libro.

Cinturón copto
Fragmento de encuadernación copta de la Pierpont Morgan Library (MS M.670 bis)


Atlas arqueológico de la literatura copta

Cuando empieza a uno a tomarse en serio estudiar la encuadernación copta es lógico que las fuentes de información de las que uno dispone y el mapa mental que éstas generan, tengan mas parecido a cualquiera de los miles de fragmentos de papiro es decir, unos fragmentos son los estudios de B. Regemorter, otros los de Janos A. Szirmai y varias decenas de fragmentos mas de muchos autores que, a veces de forma indirecta, son responsables de arrojar alguna luz sobre la producción libresca y la técnica ligatoria copta.

Del modo de ver los fragmentos de una realidad es como podríamos dar con algunas constantes de antiguas realidades y este proyecto propone un atlas arqueológico de la literatura copta, en ella se pueden ubicar geograficamente las manifestaciones de la cultura y literatura copta. Su desarrolladora Paola Buzi manifiesta que es «combinando filología, codicología, paleografía, arqueología y humanidades digitales» como convertirá este proyecto en un recurso invaluable para la investigación de este tema.

Reunir estas disciplinas de estudio en este proyecto, fragmentos teóricos al fin y al cabo, parece ser de mucho provecho porque aunque de reciente creación se puede trabajar con un fichero integral que provée una serie de datos que, de forma paulatina habrán de contener la totalidad de su «geografía» . Como quizás nunca lo había visto esta ficha incluye los datos codicológicos de cada manuscrito del que esté constituido el hallazgo, ficha que a su vez nos provee de los datos mas actuales que se tienen hasta el momento.

Algo mas que me llamó la atención y que me da mucha confianza en su crecimiento es justo de lo que no trata de investigar este proyecto:

  • Manuscritos Copto-Arabes. Manuscritos coptos desarrollados después de la expansión del Islam.
  • Manuscritos litúrgicos (excepto los ya incluidos en el Corpus dei Manoscritti Copti Letterari CMCL principalmente del Monasterio Blanco.)
  • Manuscritos no literarios de contenido mágico o astrológico.

Lo anterior lo menciono porque acotar el universo de la cultura escrita copta permitirá que la investigación sea mas concisa y por tanto, se pueda completar en menos tiempo, permitiendo generar en algún momento un atlas de la materialidad del manuscrito copto, o al menos eso es lo que un servidor quisiera hacer con esos datos.

Link:

An Archaeological Atlas of Coptic Literature