Berthe van Regemorter

Retrato de Berthe van Regemorter

El siguiente texto es una traducción del francés al español que hice de la biografía de Jean Irigoin y al final del texto les dejo la descarga del documento original que incluye la lista de los ensayos escritos por la encuadernadora y codicóloga Berthe van Regemorter.

Berthe van Regemorter fue una de las primeras y más fieles colaboradoras de «Scriptorium»: le dió a la revista una docena de artículos y la redacción del Bulletin Codicologique. Después de una larga carrera en la práctica y la enseñanza de la encuadernación, se convirtió en la especialista en la historia de esta técnica durante la antigüedad y la Edad Media; desde la inmensa extensión de Northumbria a Japón y de Rusia a Etiopía, a través de unos treinta siglos, manifestó una ciencia muy confiable, la cual se atestigua en el anexo de esta nota.

Nacida en Malinas el 21 de abril de 1879, Berthe van Regemorter pasó la mayor parte de su vida en Amberes, donde sus padres se habían establecido cuando aún era muy joven. Su gusto por las artes decorativas la llevó a aprender encuadernación y dorado en Bruselas, a practicarlas en la ciudad de Plantin, quién también fué encuadernador; una estancia de dos años en Inglaterra, un poco antes de la primera guerra, le permitió mejorar con maestros como Sangorski y Sutcliffe. A su regreso, participó en exposiciones en Gante (1913), Venecia y Florencia (1914). Después de la guerra, su fama continuó extendiéndose entre los bibliófilos belgas. Una exposición de sus obras se presentó en Amberes en 1923, y otra en Bruselas dos años después. Fue en esta ocasión que conoció a Jacques Rivière y a su esposa Isabelle, la hermana de Alain-Fournier, que llegaron a admirar una encuadernación del Grand Meaulnes; desde el principio, las dos mujeres simpatizaron y su amistad duró cuarenta años, avivadas por las estancias que Berthe van Regemorter estaba haciendo con Isabelle Riviere, en Dourgne, cerca de la abadía benedictina de Calcat.

En 1926, la fundación de la Vrije Akademie, en Amberes, de Roger Avermaete, le ofreció la oportunidad de enseñar encuadernación, decoración de libros y dorado en lo que más tarde se convertiría en el Instituto de Artesanía; durante más de veinte años, hasta 1949, presidirá la junta directiva. Al mismo tiempo, Henry van de Velde la invitó a impartir la misma enseñanza en Bruselas, en la Escuela Nacional de Arquitectura y Artes Decorativas, de la que acababa de ser nombrado director. No contenta con compartir su actividad entre el trabajo profesional y la enseñanza, se interesó activamente en el Club de Amberes de Soroptimismo y fue, desde 1935 hasta 1948, secretaria del Club de Soroptimistas de Europa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la casa donde la familia Van Regemorter pasó sus vacaciones desde 1904 en Kalmthout, «Ruitjeshof», fue destruida. Al final de la guerra, Berthe van Regemorter se mudó a una casa grande cerca de las ruinas de la casa familiar «Withof», uno de los lugares más importantes en la historia de la literatura flamenca: ya que bajo su techo nació, en 1892, la revista «Van Nu en Straks», fundada por Auguste Vermeylen y Prosper vaii Langendonck (dos hermosos árboles, plantados en el jardín para conmemorar este evento fueron apodadas por Berthe van Regemorter, con una sonrisa: Auguste y Prosper). Durante el invierno de 1962-63 tuvo que retirarse a un apartamento en Kapellen para estar más cerca de sus sobrinos, dejando «Withof», [abandonar] su comodidad y sus hábitos eran dolorosos para ella, pero ella apenas se quejaba. Al regresar de Bruselas, donde había ido a trabajar una vez más en la Biblioteca Real, tuvo un ataque en la noche del 11 al 12 de diciembre de 1964. Paralizada en el lado derecho, incapaz de hablar, permaneció lúcida y serena. durante toda su enfermedad, ella murió en la tarde del último día del año.

La actividad científica de Berthe van Regemorter parece comenzar con su retiro. De hecho, al principio se interesó en el estudio de las encuadernaciones antiguas, especialmente las encuadernaciones flamencas, bajo la influencia de Prosper Verheyden, el gran conocedor del libro en los Países Bajos, con quien tuvo correspondencia durante más de treinta años. años. Mientras enseñaba la encuadernación, estaba ansiosa por dar a conocer a sus alumnos la evolución de la técnica que les estaba enseñando. Una vez jubilada fue invitada (tenía setenta y dos años) a enseñar la historia de la encuadernación unos pocos meses al año, en el Instituto del libro dependiente del Museo Plantin-Moretus. De ahora en adelante y hasta su muerte, se ocupará de este tema solamente y emprenderá grandes viajes, a menudo a sus expensas, para visitar bibliotecas y estudiar directamente las encuadernaciones que le interesaban; desde Irlanda, donde era amiga de Sir Chester Beatty, de la Biblioteca Patriarcal de Estambul y del Convento de Santa Catalina del Monte Sinaí, examinó muchas colecciones, sin dudar en regresar cuando le pareció útil. A pesar de su avanzada edad, regresó a Grecia en 1963, a Irlanda al año siguiente (tenía entonces ochenta y cinco años).

Berthe van Regemorter, a través de su entrenamiento y su larga práctica de la profesión, no pudo contentarse con describir las encuadernaciones por su exterior, limitándose a la decoración: sabía que la calidad de una encuadernación depende, en primer lugar, del cuidado con el que se cosieron los cuadernos, el endose del cuerpo del libro, la preparación y enlace de las tapas. Todo este trabajo fundamental, invisible cuando se termina la encuadernación, estaba interesada y pudo entender y describir la técnica. Por tanto, se comprometió a mirar hacia atrás, durante siglos, el origen de esta técnica, tan antigua como el libro en forma de códice, y para describir, fechar y localizar la secuencia del progreso material que hicieron los sucesores de los últimos siglos.

[Regermorter] Parte de la encuadernación practicada en los Países Bajos en los siglos XV y XVI, y ella se encontró expandiendo gradualmente su investigación: de la Edad Media occidental ella remonta a finales de la Alta Edad Media; llevada a Bizancio, encuentra en Egipto la fuente común de la técnica bizantina y la técnica occidental que incluso se ve tentada a atribuir al imperio neo-hitita el origen del libro encuadernado; después de una incursión en el campo de las encuadernaciones orientales, desde el mundo árabe hasta el Lejano Oriente, regresa a Egipto desde donde desciende a Etiopía; de Bizancio va a los países eslavos; en un último trabajo, todavía sin precedentes, busca recopilar las encuadernaciones producidas en el Imperio Bizantino y en las regiones vecinas, donde la influencia bizantina fue muy fuerte: Siria, Armenia, Georgia, Rusia, los Balcanes.

Sin olvidar nunca la decoración, que siempre describió con gran cuidado y cuyos datos sabía cómo usar, Berthe van Regemorter había comprendido que la única forma de descubrir influencias fundamentales era observar primero las realidades técnicas. Los resultados que ha alcanzado muestran el interés de su método. Ciertamente, algunos de sus puntos de vista han sido cuestionados, pero no siempre sabiamente. Es posible que se especifiquen otros en el futuro. Pero el método que ella ha defendido y practicado seguirá vigente, y es solo al usarlo con rigor que podemos calificar o completar sus conclusiones.

A quienes la conocieron solo en sus últimos años, Berthe van Regemorter deja ante todos los recuerdos de una joven sorprendente. En primer lugar, la juventud física: ¿quién, al ver su figura, a considerar cómo se viste, a oírla hablar sobre sus planes de viaje o su trabajo, habría sospechado que tenía ochenta años? Juventud de espíritu, siempre estaba dispuesta a considerar nuevas vías de investigación y abordar nuevas áreas, siempre dispuesta a descubrir y comprender mejor. De corazón joven: siempre sonriendo, independientemente de sus preocupaciones, se acercó a su interlocutor con toda sencillez sin la máscara que la vida impone a muchos; desde el principio, joven o viejo, maestro o estudiante, uno se sentía en un nivel con ella; por lo tanto, ha podido establecer relaciones amistosas con varios corresponsales que sus publicaciones habían puesto en contacto con ella; Los propios niños, por los que ella siempre tuvo una atención personal, elegida, rápidamente le dieron cariño. Su rápida desaparición, inesperada a pesar de su edad, permanece intacta en la memoria de quienes conocieron sus cualidades de mente y corazón.

Jean Irigoin

Descarga:

Berthe van Regemorter. Jean Irigoin