Helenismo y materialidad de los libros griegos en la Italia del Renacimiento

Por Anna Gialdini:

En el Prefacio del Magnum ac perutile Dictionarium (1523), Janus Laskaris puso palabras en la boca de su alumno Guarino Favorino sobre la identidad étnica de Favorino. Favorino argumentó que mientras sus padres eran italianos, él mismo era griego. «¿Cómo, entonces?», «¿puedes ser griego?» se le pregunta. «Desde el fondo de mi alma», responde, «Mis estudios griegos sirven como prueba; […] Soy un griego dentro de un [cuerpo] italiano ‘.

En la Italia del Renacimiento, los estudios griegos se hicieron cada vez más populares con la disponibilidad creciente de textos y maestros después de la caída de Constantinopla. La anticuaria y el helenismo fomentaron colecciones de libros griegos, programas en instituciones locales de aprendizaje y patrocinio. Algunos estudiosos se contentaban con leer, discutir y hablar griego. Aldus Manutius fundó una famosa Nea Akademia, cuyo estatuto dictaminaba que los miembros se trataran solo en griego clásico y que aquellos que no lo hicieran serían multados. Otros humanistas optaron por ponerse el traje griego físicamente. Mientras Janus Laskaris imaginaba a Favorino con un atuendo italiano, Paduan Augusto Valdo, el colega de Favorino en Roma, vestía ropa griega después de una prolongada estadía en Grecia. Al rey de Francia, Carlos VIII, le gustaba que lo representaran con ropa bizantina, pero por una razón muy diferente: tuvo el sueño de convertirse en el «rey de los griegos», como una profecía popular de la época prometida, aterrorizando a la población de Italia. Durante los años turbulentos de las guerras italianas. Incluso compró el título del último descendiente del emperador bizantino Constantino XI, Andreas Palaiologus, quien murió en la pobreza en Roma en 1502. No es que ningún poder en Europa reconociera el derecho de los monarcas franceses al trono de Bizancio (de hecho, tanto el zar ruso como el rey de España pensaron que el título sería bueno para ellos): pero, de manera significativa, nos da algunos indicios de las diferentes razones por las que las élites europeas consideraron favorablemente los objetos «griegos». Las identidades tenían una serie de implicaciones culturales y políticas, y lo que uno llevaba, leía o poseía podía comunicarlas de manera rápida y eficaz.

Un objeto que tanto los eruditos como los hombres de poder poseían, y que idealmente se encuentra en el centro del cosmos de ideologías y cultura modernas, son los libros. Los italianos (y los venecianos en particular, ya que Venecia era el hogar de la comunidad griega más grande de la época) sabían perfectamente bien no solo cómo se veían los hombres griegos, sino también cómo distinguir un libro griego de un italiano. Venecia fue el centro más grande de libros griegos en Europa: la mayoría de los textos griegos se imprimieron, se copiaron, se vendieron allí y se trajeron de territorios que antes eran bizantinos. También fue uno de los principales lugares de producción de encuadernaciones de estilo griego, a veces todavía llamadas «alla greca» (aunque el término moderno, aunque quizás más aburrido, pero menos ambiguo para tales encuadernaciones es «estilo griego»).

Identificar cuán griego es una encuadernación de estilo griego hecho en Europa occidental puede ser complicado. En los últimos dos años, he examinado más de 350 encuadernaciones de estilo griego (de las 1000 que sobrevivieron), la mayoría de ellas realizadas en Venecia y sus alrededores. Alrededor de dos tercios de las encuadernaciones son auténticas, lo que significa que replican todas las características de los enlaces bizantinos:

  1. Lomos lisos dados por costuras sin soporte, en oposición a lomos con relieves dados por los soportes de costura mas comunes en Europa occidental desde la Edad Media en adelante.
  2. Cabezadas que se extienden a lo largo del borde de las tapas.
  3. Cuerpos de libros cortados del mismo tamaño que las tapas, a diferencia de las tapas con cejas.
  4. Cantos de las tapas acanaladas.
  5. Triples o dobles tiras de cuero entrelazadas en los cerramientos.

Las encuadernaciones en las que estas características se mezclan con italianas, francesas u otras características se denominan «estilo griego híbrido». Sin embargo, la autenticidad y el hibridismo son difíciles de conseguir. Incluso las encuadernaciones bizantinas pueden carecer de bordes acanalados en las tapas de vez en cuando, por razones que aún no se han entendido completamente; y al mismo tiempo que las encuadernaciones de estilo griego se pusieron de moda y luego disminuyeron en Italia, las tradiciones islámicas, armenias y de Europa occidental fueron bienvenidas en las prácticas de encuadernación postbizantinas.

En las encuadernaciones de estilo griego hechas en Italia, a veces los componentes individuales de una encuadernación fueron el resultado de una mezcla entre las tradiciones griega e italiana. Tal hibridez podría ser intencional o meramente circunstancial. La investigación de estructuras y materiales revela todo tipo de situaciones diferentes en términos de manufactura, de «saber hacer», contactos culturales y medios financieros. Es posible que el encuadernador nunca haya oído hablar de técnicas bizantinas y no las haya entendido por completo, por ejemplo. Es interesante observar que las encuadernaciones híbridas parecían producirse en la mayoría de las áreas hasta comienzos del siglo XVI. Después de la década de 1490, hubo un mayor grado de sofisticación, con encuadernaciones más genuinas o más engañosas en apariencia, al menos en Venecia. Esto coincidió con el inicio de la empresa de impresión de Aldus Manutius y el trabajo del único taller de encuadernación greco-italiano que vivía en Padua.

Este corpus es solo una fracción de lo que se produjo originalmente, pero nos dice que las encuadernaciones de estilo griego estaban lo suficientemente extendidas como para que las élites intelectuales de Europa occidental supieran cómo diferenciarlas de otros libros. El filólogo y médico milanés Cesare Rovida, por ejemplo, le escribió a Gian Vincenzo Pinelli, uno de los más famosos eruditos y coleccionistas de libros italianos, que estaba desesperado por recuperar un manuscrito de Aristóteles que una vez perteneció a Ottaviano Ferrari, su maestro y un conocido de Pinelli. ‘Es un tamaño de folio; en un texto bastante antiguo; […] la encuadernación no está en el estilo griego «. (‘Non é legato alla \ foggia / greca, ma con altro modo’) (Milán, Biblioteca Ambrosiana, MS S 107 sup., F. 8). Pinelli sabía claramente lo que era una encuadernación de estilo griego; él era dueño de seis. El mantuano Giangiacomo Arrigoni escribió una carta a Zacharias Kalliergis, solicitando que su copia de Hesiodus se uniera al estilo griego (ἑλληνιστί), un raro ejemplo de una solicitud específica del patrón en el negocio de encuadernación. Las encuadernaciones de estilo griego también hacen algunas apariciones en fuentes visuales e inventarios, otra señal de que hicieron al libro memorable o un objeto de prestigio. La biblioteca del cardenal Niccolò Ridolfi incluía una copia impresa de Lucian ‘encuadernada al estilo griego’ (‘ligato al greco’) y varios volúmenes que pertenecían a Fulvio Orsini también fueron identificados por sus encuadernaciones de estilo griego (‘ligato alla greca’, passim).

Estas personas eran académicos de alto perfil, y de entre el grupo de coleccionistas que poseían las más auténticas encuadernaciones de estilo griego que también contienen textos griegos. En su mayoría tenían estos enlaces hechos en Venecia. Johann Jakob Fugger también tuvo cientos de sus manuscritos, no solo copiados, sino también encuadernados allí. Al mismo tiempo que lideraba la firma Fugger en la década de 1550, también estaba acumulando una de las bibliotecas más grandes de su tiempo, incluyendo aproximadamente 300 manuscritos griegos y hebreos encuadernados en el estilo griego (la mayoría de ellos genuinos, con pocas excepciones) .

¿Podría Fugger leer los libros que recogió con tanta avidez y los había encuadernado de modo tan bello? Ciertamente no era un hombre sin educación; pero no parece que pudiera con el griego, mucho menos el hebreo. Los historiadores alemanes citan a menudo una carta de su bibliotecario, el filólogo Hyeronimus Wolf, para apoyar la competencia de Fugger en los idiomas clásicos, pero solo parece confirmar que Johann Jakob dominó el italiano, el francés y el español en un tiempo impresionantemente corto. Una hazaña admirable, por cierto: pero no hay pruebas de que usara mucho sus libros griegos.

Por otro lado, el hecho de que Fugger haya sido recordado como un erudito durante los últimos 450 años (que, de hecho, muchos afirmaron que su insaciable hambre de libros contribuyó a enviar a la empresa familiar a la bancarrota) habla claramente del poder de la cultura material. Y hace falta alguien que esté plenamente consciente de las mismas estrategias intelectuales para desafiarlas. Después de disfrutar de la hospitalidad de Fugger en 1551, Roger Ascham (quien continuaría enseñando a la joven Elizabeth Tudor su griego) describió su visita a la biblioteca de su anfitrión en términos entusiastas, pero acusó a Fugger de no tener un interés auténtico en los textos griegos o de compartirlos con el resto del mundo. No importa el atractivo de las encuadernaciones en su biblioteca, para Ascham Fugger no era más que un βιβλιοτάφος, un «enterrador de libros».

Anna Gialdini estudia encuadernaciones de estilo griego en el Veneto en los siglos XV y XVI en el Centro de Investigación Ligatus de la Universidad de las Artes de Londres.

Traducción del inglés: Rodrigo Ortega.

Una breve descripción de una investigación reciente en torno a una encuadernación islámica antigua y su estructura en Yemen

Hace un par de años impartí en El Ombligo del Libro el taller de Encuadernación de un libro-caja islámico retomo mis palabras introductorias a este taller y los dejo con las traducción de un ensayo publicado en 1995 que nos narra el hallazgo de otros fragmentos en una mezquita de Yemen:

«Cuando se piensa en la encuadernación islámica nos remitimos casi invariablemente a un libro con la solapa en el corte de frente, tapas decoradas con cuatro esquinas y un característico medallón o pieza central, pero la encuadernación medieval islámica es mucho mas diversa que solo este estilo».

«En 1948 en la Gran Mezquita de Kairouan, en Túnez, se llevó a cabo un gran hallazgo de encuadernaciones datadas entre los siglos VIII y IX la noticia fue difundida por los investigadores G. Marcais y L. Poinssot quienes publicaron una reconstrucción hipotética de una encuadernación en forma de caja que consistía en tener cubiertos de cuero los cortes de cabeza, pie y frente, otra característica notable de este hallazgo son los rasgos que comparte con la encuadernación copta en el uso de la cabezada, por lo que los investigadores consideran que los primeros manuscritos islámicos encuadernados tuvieron una fuerte influencia de artesanos coptos del norte de Africa».

Una breve descripción de una investigación reciente en torno a una encuadernación islámica antigua y su estructura en Yemen.

Por Ursula Dreibholz

En el techo de la Gran Mezquita de Saná, la capital de la República de Yemen, se encontraron restos de encuadernaciones islámicas muy tempranas, junto con un gran número de fragmentos de manuscritos coránicos sobre pergamino, durante la restauración del muro oeste de la mezquita en 1972. Varios años más tarde, se inició el trabajo en el marco de un proyecto de ayuda cultural alemana, y estuve a cargo de la conservación de los manuscritos durante 8 años. Siendo un encuadernador entrenado, siempre había estado interesado en los fragmentos de encuadernación. Después de la terminación del proyecto alemán, comencé esta investigación primero con una subvención de la Fundación Getty y estoy agradecido de poder continuar estos estudios con fondos de la Fundación Max van Berchem.

La importancia mas sobresaliente del hallazgo de este manuscrito ya está bien establecida, pero las encuadernaciones son al menos de igual interés ya que se sabe muy poco acerca de la fabricación del libro islámico en sus primeros tiempos. El único cuerpo comparable de las primeras encuadernaciones islámicas se encontró en Kairouan, Túnez y las descripciones muy detalladas de G. Marçais & L. Poinssot, publicadas como «Objets Kairouanais» en 1948, han sido una referencia estándar desde entonces.

No hay fechas escritas, pero se estima que las encuadernaciones de Sana’a datan aproximadamente del siglo IX al XII dC y, excepto en un caso, todas fueron desglosadas de sus respectivos cuerpos del libro hace mucho tiempo. Hay 96 objetos: 51 piezas se originan a partir de encuadernaciones con tablas de madera (llamadas «libros-caja» debido a su construcción), donde el texto siempre se escribió en hojas de pergamino. Sin duda, son el grupo más antiguo. Solo en 4 casos se conservan tanto la portada como la contraportada, en otros casos solo uno u otro ha sobrevivido, y hay muchos fragmentos. 41 piezas son ejemplos de este último, un estilo de encuadernación más familiar con tableros de papel, una solapa pentagonal, y el bloque de texto han sido de papel. Además, hay 4 fragmentos de los cuales no sé lo que realmente son.

Al principio, los objetos debían organizarse: clasificarse, ordenarse, numerarse, alinearse las piezas, etc. Debían limpiarse y la documentación es por supuesto, el objetivo principal. Además de las descripciones precisas de todas las características importantes, esto también incluye la fotografía, que es difícil para estas encuadernaciones porque uno tiene que fotografiarlos con luz rasante para resaltar el relieve de los patrones de herramientas, pero al mismo tiempo tiene que tomar cuidado para obtener una iluminación uniforme de toda la pieza. (Realizo fotografías en blanco y negro de 35 mm y transparencias en color de gran formato para la publicación; diapositivas en color de 35 mm para conferencias. También pongo mucho énfasis en las fotografías de microscopio, tanto en color como en blanco y negro. ) La documentación también incluye el huella de grafito de las cubiertas con herramientas y su traducción a dibujos, una tarea delicada porque las cubiertas a menudo están muy desgastadas y los diseños exactos no son fácilmente reconocibles. Describir las herramientas y los sellos utilizados para estas decoraciones es otro aspecto, una gran empresa si quiero igualar el minucioso trabajo realizado por los dos estudiosos franceses en Kairouan. También he desarrollado un formulario de encuesta (dividido en «aspectos técnicos» y «decoración») para obtener una mejor visión general, una referencia fácil, una recuperación rápida de la información o simplemente para realizar comparaciones.

Aunque estas encuadernaciones están separadas de sus cuerpos de libro, muchas de las observaciones sobre la estructura del primer libro islámico se pueden extraer del material del manuscrito mencionado anteriormente porque es básicamente contemporáneo con las encuadernaciones. La composición de los cuadernillos y la colocación de la flor y la carnaza del pergamino dentro de las encuadernaciones son de gran interés, y dado que existen grupos de fragmentos de cerca de 1000 volúmenes diferentes del Corán, esto realmente debería proporcionar algunas ideas importantes. Se pueden estudiar los métodos de costura en algunos de los fragmentos de bloques de texto, pero las capas posteriores de reparaciones pueden enmascarar la técnica original. También he recogido muestras de hilos de coser y se describirán en términos de sus diversas acumulaciones: cuántos hilos se combinaron de qué manera (torcidos a la izquierda para formar un giro S, o torcidos a la derecha para formar un giro en Z) para crear el hilo final para coser el cuerpo del libro o las cabezadas.

Al final, tengo la intención de recopilar la mayor cantidad de información posible sobre estas encuadernaciones, que deberían incluirse en la publicación. Esto incluiría el punto de vista de un historiador del arte y una extensa prueba científica de los materiales utilizados: cuero, madera, metal, pergamino, papel, hilos.

Quiero presentar una de las portadas de libros más interesantes a modo de ejemplo: fotografía y su frotis. Es la contraportada de una encuadernación (la tapa anterior está perdida) con una hermosa inscripción cúfica – «al-mulk lillah» = el mundo pertenece a Dios – en el centro, rodeado por dos bordes compuestos por filas de sellos individuales. ¡Pero si la cubierta se mantiene en la posición correcta, el texto está realmente al revés! (las imágenes aquí se dieron vuelta para mostrar el texto correctamente). Esto es una prueba segura de que la cubierta fue reciclada; siendo lo más probable que fuera la tapa anterior (portada) de algún manuscruto en algún momento. El encuadernador que lo reutilizó era probablemente analfabeto porque no es correcto escribir el nombre de dios en la parte posterior de un libro, además en una posición invertida. Pero hay evidencia de un reciclaje incluso anterior: los orificios visibles cerca del borde inferior, donde se pierde la cubierta de cuero, ahora están bloqueados y no tienen ninguna correlación con el área superior donde la cubierta de cuero aún está intacta. Por lo tanto, apuntan a un uso anterior de la tabla de madera antes de que se aplicara el cuero actual con la inscripción. (Los agujeros pueden haber servido para conectar el cuerpo del libro a la cubierta en un enlace anterior, y por la forma en que se colocan los agujeros, ¡Pudo haber sido un enlace copto!) Estos continuos reciclajes son fascinantes, al igual que muchos otros aspectos de estas encuadernaciones, y realmente espero hacer una contribución sustancial a nuestro conocimiento del libro en los primeros tiempos islámicos.

Traducción: Rodrigo Ortega